Radio 107.8 fm
Online

DETALLE NOTICIAS

EL BREAK DANCE SE PREPARA PARA SER OLÍMPICO EN PARÍS 2024

EL BREAK DANCE SE PREPARA PARA SER OLÍMPICO EN PARÍS 2024
El primer motivo por el que el Comité Olímpico Internacional (COI) ha dado entrada al break dance como deporte olímpico es su intención de rejuvenecer el público, con la paradoja de que se trata de un baile que hunde sus raíces en la cultura del hip hop y sus popularidad a principios de los 80. Desde los cuarteles donde se deciden los Juegos se han percatado de que las nuevas generaciones han perdido interés por la gran cita deportiva tradicional y se decantan por los deportes electrónicos o incluso el Mundial de fútbol. Frente una derrota en la audiencia (el gran negocio del COI son los derechos de televisión), han querido mirar a la nueva manera de acercarse a la televisión, circunstancia en que las redes sociales y YouTube mandan. De hecho, el break dance no es el primer paso en ese sentido. Los etiquetados como deportes urbanos o asociados con la juventud van abriendo espacio. La avanzadilla ha estado compuesta por el surf, la escalada (con una mezcla personalizada para encajar en los Juegos Olímpicos), el baloncesto de tres contra tres y el skate board (monopatín). Los deportes electrónicos también han pujado fuerte, aunque el COI todavía frena esa veta. El break dancing, también conocido como B-boying, es una práctica que se caracteriza por un movimiento enérgico del cuerpo. La disciplina que empieza a nacer en las calles de Nueva York (Estados Unidos) en los años sesenta del siglo XX y su componente atlético estuvo presente desde sus primeros días, ya que se inspiró en diferentes campos como las artes marciales y la gimnasia para ir más allá de la danza. En los ochenta iría vinculada con el electro y el hip hop, con Michael Jackson como una de las figuras más influidas por sus movimientos, que si bien, el baile ha ido conformando sus reglas, su legado ha ido mutando hasta influir las coreografías de Daft Punk o Lady Gaga.